Permalink

off

Diferencias con la IPL o fotodepilación

¡Uf qué lío! Bueno vale, ya estoy medio decidida a hacerme la depilación láser y ahora me pongo a leer y resulta que hay ochenta millones de tipos de láseres, que si Luz Pulsada, radiofrecuencia, electrólisis y otros tantos nombres que para qué, casi que me vuelvo a la cera y la cuchilla. Bueno, que no cunda el pánico. Analicemos la situación.

Es cierto que cuánto más indagas en algún tema, más información aparece y a veces, dicha información parece ser contradictoria. Por eso he decidido escribir sobre las similitudes y diferencias entre la depilación láser y la depilación por el método de Luz Pulsada Intensa o IPL. Para empezar, ambas técnicas son depilación con láser. ¿Qué me comentas? Pues sí, la diferencia principal estriba en el tipo de láser que se utiliza en cada una de ellas.

Depilación láser ipl fotodepilacion

 

Las similitudes

Empecemos por lo que tienen en común. Si observas las definiciones (te lo pongo en inglés que queda mucho más pro): el láser es Light Amplified by Stimulated Emision of Radiation (oh my God!) y la Luz Pulsada Intensa o IPL es Intensed Pulsed Light. Bueno, no hace falta haber estudiado en Harvard para ver lo que ambas tienen en común, ¿no? Yes, the light. Y la luz se hizo. Ambos métodos son láser y emiten un haz de luz que, utilizando el vello como conductor, llevan calor al bulbo piloso para producir esa magia de la ciencia llamada fototermólisis selectiva, o lo que es lo mismo, que achicharran las células encargadas del crecimiento del vello para que éstas no produzcan más pelamen.

El número de sesiones

Además de que utilizan la luz para eliminar el vello de raíz y que no vuelva a crecer, la depilación láser y la fotodepilación necesitan de varias sesiones. ¿Por qué? Para sacarme más pasta, ¡seguro! Bueno, con respecto a ese tema, estáte tranquila. Cada vez más, los precios de la depilación láser y de la fotodepilación, tienden a equiparse. Si buscas resultados definitivos, lo realmente importante es ver qué método es el más apto para nuestro tipo de piel y zona a depilar.

Temas económicos aparte, veamos porqué son necesarias varias sesiones tanto en depilación láser como en fotodepilación. Si tomamos una foto de nuestra piel en un momento determinado, el vello no siempre se encuentra en el misma etapa de crecimiento, normal, cada uno va un poco a su bola. El pelo puede estar en cuatro fases distintas y el tratamiento láser o IPL sólo será efectivo en una de ellas, por eso son necesarias varias sesiones. La depilación sólo será efectiva cuando el pelo está visible y discurre ininterrumpidamente hasta su base, en palabras técnicas, se trata de la fase anágena visible o guay del paraguay. En los otros tres casos, el láser no consigue llegar a destruir el bulbo, que es su objetivo. Esto ocurre cuando:

  • El vello ha empezado a crecer pero aún no es visible (fase tímida o anágena invisible).
  • El vello ha crecido y se ve pero está cortado de la matriz (fase rebelde adolescente o telógena visible), en este caso el pelo se quema pero el calor no llega a destruirlo de raíz, por lo que aparecerá de nuevo.
  • El bulbo está en reposo, no existe vello (fase de barbecho o telógena invisible).

Diferencias

Una vez aclarado que tanto la depilación láser como la fotodepilación son hoy en día los métodos por excelencia para conseguir una piel lisa y libre de vello de forma segura, indolora y definitiva, pasemos a ver cuáles son las características que las distinguen.

Lo que las diferencia básicamente son las características de la luz que utilizan. En el caso de la depilación láser es una luz monocromática (es decir, de un sólo color para ser absorbido por la melanina), unidireccional (la luz láser se emite en línea recta y se desplaza en una sola dirección), intensa (concentra la radiación en un solo punto) y coherente, con una única longitud de onda (nada de divergencias, ¡todos a una!). Por su parte, la Luz Pulsada Intensa es multicromática (varios colores), multidireccional y con distintas longitudes del onda, lo que le permite ser eficaz en distintos tipos de piel y vello. Y precisamente en esta última característica reside la gran ventaja de la fotodepilación frente al láser, al tener una longitud de onda variable, este sistema es efectivo en una variada gama de fototipos, coloración y características del vello.

Conclusiones

Bueno, pues ya tenemos todos los datos, pero sigo sin tenerlo claro. La clave, como ya dijo el filósofo sigue siendo “conócete a ti mismo”. O como diría el cantante “depende, de según como tengas el pelo todo depende”. Aunque el láser sea anterior a la IPL, actualmente ambos métodos están ampliamente desarrollados, por lo que los resultados de uno y otro son igual de efectivos. Y aquí viene el pero: PERO, depende de quién seas (sexo, edad, estado hormonal, zona a depilar, fototipo y tipo de vello) te vendrá mejor un sistema u otro. La depilación láser es altamente efectiva para pelos pigmentados, más o menos gruesos y profundos (axilas e inglés va súper), dicho de otro modo, es muy preciso pero tiene poca versatilidad. Por su parte, la fotodepilación o IPL va mejor para pelos más finos y claros o castaños, al tener más versatilidad, abarca una espectro más amplio de posibilidades y puede con todo.

Resumiendo, que la tecnología está muy desarrollada y ahí fuera hay un tipo de láser ideal según tu fototipo. Evidentemente, cuantas más garantías te ofrezca el centro o clínica, mucho mejor. Si quieres asegurarte un buen resultado, busca un sitio con variedad de máquinas, primeras marcas, modernas y bien cuidadas, además de profesionales cualificados y porqué no, que te hagan un poquito la pelota. El trato es el 50% del tratamiento, ya que pagas…

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+2Pin on Pinterest0Buffer this pageEmail this to someonePrint this page

Comments are closed.